jueves, 1 de enero de 2015

Consulta.- ¿Se puede despedir por causas objetivas a un técnico auxiliar de farmacia, por la implantación de la receta electrónica?


A partir de la salida del Real Decreto 1718/2010, de 17 de diciembre, sobre receta médica y órdenes de dispensación, el protagonismo que la receta electrónica da al titulado cambiará los roles en la farmacia.

La receta electrónica va a exigir que el profesional participe más directamente en tareas que no puede delegar sino en otro farmacéutico y esa es una labor que, hasta ahora, venían haciendo los auxiliares con frecuencia. A partir de que se extienda la receta electrónica, ya habrá funciones que no pueden desempeñar los auxiliares.

Eso llevará probablemente a una reconversión de las funciones diarias del auxiliar, porque obligará al farmacéutico y al adjunto a ejercer físicamente funciones que ahora delegan, pero eso tampoco va a suponer un cambio profundo.

Desde el punto de vista legal no cambia nada. La ley dice que los auxiliares de farmacia deben colaborar con el farmacéutico en la dispensación, siempre bajo control de los mismos, y las normativas que están desarrollando las comunidades autónomas para el funcionamiento de la receta electrónica no hacen más que recordar esas limitaciones de dispensación para ese colectivo de profesionales.

La receta electrónica va a hacer desaparecer la receta de papel, va a exigir la participación personal y directa del farmacéutico y facilitar el acceso de éste al historial farmacoterapéutico del paciente y un mayor compromiso de éste en el seguimiento del tratamiento decidido por el médico. Y esto no sólo en los fármacos sujetos a prescripción sino también en los publicitarios, en la medida en que el historial del paciente puede alertar sobre interacciones o contraindicaciones que exigirán consejo y atención farmacéutica.

Dado el escaso tiempo de implantación de la receta, no disponemos de sentencias y por tanto desconocemos si este cambio legislativo podría considerarse de entre los contemplados por la Ley , conforme al artículo 52.c) del ET, que menciona como una de las causas del despido objetivo , el debido causas técnicas, es decir, cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los medios o instrumentos de producción. U organizativas cuando se produzcan cambios, entre otros, en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción.

Habrá por tanto que esperar a la implantación total en el territorio nacional de la receta electrónica y será, en este momento cuando la mención expresa de la Ley que dice que será un farmacéutico el que podrá utilizar la tarjeta electrónica que permite la dispensación , cuando se verá el alcance real de este nuevo sistema y como afecte a los auxiliares , sin duda , si usted se encuentra en una situación en la que esté pensando despedir a su auxiliar, deberá presentar eso sí , a su trabajador la carta de despido, alegando causas técnica u organizativa y poniendo a su disposición la cantidad correspondiente calculada de acuerdo a causas objetivas, corre el riesgo sin duda, de que su empleado no esté conforme y vaya a los tribunales exigiendo las cantidad correspondientes a un despido improcedente , pues como decíamos al principio , la norma legal no ha cambiado , son los titulares farmacéuticos sustitutos o adjuntos quienes responden de la receta , siendo el auxiliar bajo la supervisión de alguno de estos que la podría dispensar.

En este contexto, la posibilidad de defender un despido objetivo ante los tribunales, es en todo caso dudosa, pues si bien es verdad que en la práctica, muchos auxiliares realizaban esta función con la prescripción en papel, la ley ya advertía que es responsabilidad del farmacéutico la dispensación de la misma por parte del auxiliar debía ser supervisada por facultativo.

En nuestra opinión y mientras tanto, si se encuentra en la tesitura de un despido, aconsejamos, aconsejamos una negociación previa con el trabajador. Y una vez se decida al despido por esta causa  cuidar en extremo el formalismo, pues la falta del cumplimiento del mismo  es el que provoca más improcedencias de despido,
 La indemnización debe ser de 20 días de salario por año trabajado, con un máximo de 1 año de salario. Hasta finales de 2013, existía  la posibilidad de que la farmacia  abonara solamente 12 días de indemnización y los 8 restantes los cobre el trabajador del Fogasa.La puesta a disposición de la indemnización debe ser efectiva, simultánea a la entrega de la carta, incondicionada y por el importe correspondiente. Ah! y  el Preaviso de 15 días pues si no se cumple este preaviso, la farmacia debe abonar un día de salario extra por cada día no pre-avisado.