viernes, 26 de diciembre de 2014

Reforma Fiscal- Póngame un ejemplo de lo que paga mi farmacia.

Póngame un ejemplo, ¿mi farmacia
paga menos ?
   Con la aprobación de la Ley 26/2014 de noviembre, se aprueba la reforma fiscal, que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2015 y de la que ya se ha hecho mención en anteriores entradas del blog, especialmente nos vamos a referir al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, por ser este impuesto el que afecta a los titulares de oficina de farmacia.


  Se trata, de una reforma fiscal que pretende reducir la carga impositiva soportada por los contribuyentes, prestando especial atención a los colectivos que requieren mayor protección, como las familias, las personas con discapacidad o los contribuyentes de rentas más bajas. Por otro lado, la reforma busca favorecer la inversión y estimular el ahorro. Todo ello basado en una revisión global de los impuestos, para continuar avanzando en términos de eficiencia y equidad, sin olvidar el principio de suficiencia, el cual origina la supresión de determinados incentivos fiscales.

    Y en concreto, a nuestro sector, ¿Cómo le afecta?,

Analizamos 3 ejemplos de farmacias con Bases Imponibles de 64.000, 94.000 y 138.000 euros y veamos cuales serían sus nuevos tipos con la reforma en el año 2015 y en el 2016.

En el primer ejemplo, una Base Imponible de 64.000 euros, en el 2014 tributaba alrededor de un 32,6%, pasando al 2015 a un tipo de un 32% y a un 30% en el 2016.

Con Base Imponible de 94.000 euros, en el 2014, tributaba a un tipo del 37%, pasando a un 35% en 2015 y a un 33,5% en 2016.

Y por último, la Base Imponible de 138.000 euros en el 2014 tributabaa un tipo de un 45%, a un 41,5% en el 2015 y a un 39,6 % en 2016.

Es decir, los nuevos tramos bajan los tipos alrededor de 3-4 puntos en las bases más altas, y alrededor de 2 puntos en las bases imponibles medias, para el año 2015.

Y, en el año 2016, las bases más altas, bajan, unos 5 puntos y, algo más de 3 puntos las bases Imponibles medias. Podemos afirmar por tanto que el ahorro es importante, visto así y sin más análisis.

Vemos pues que se reducen los tipos impositivos, sin embargo, el objetivo es que no se reduzca la recaudación. ¿Dónde está la trampa? Como dice Emilio Pérez Pombo “no es que exista una, sino que han sembrado el campo de pequeñas minas que, incidirán de pleno en aquellos contribuyentes con rentas medias y medias-altas”.

Alguna de estas “trampas“ son la reducción del porcentaje de exención de los rendimientos del arrendamiento de viviendas (50% en lugar del 60% o 100% actuales), reducción de las aportaciones a sistemas de previsión social, la limitación a la exención a las indemnizaciones laborales, y la que afecta directamente a nuestro sector ,desaparecen las reducciones por mantenimiento de empleo, que como recordaran ascendían al 20% del rendimiento neto de la actividad profesional.

En conclusión, aunque la estructura de tramos y tarifa parece más simple y barata para los contribuyentes, no olvidemos estas “trampas”.

Tampoco olvidemos a las comunidades autónomas, responsables de la mitad del impuesto y por tanto de la definición de su estructura de tramos.

Ya son 11 las Comunidades autónomas que reducen el IRPF en 2015 (Madrid que vuelve al podio del ránking de las autonomías con la fiscalidad más reducida, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla -León , Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana ).

Andalucía y Cataluña no hacen ningún cambio, lo que rebaja el impacto de la reforma fiscal estatal, que en el IRPF ha contado el efecto de que las autonomías repliquen la bajada en el tramo autonómico.

Sin embargo, este cambio no lo percibirán los contribuyentes en 2015, ya que sólo se notan las medidas autonómicas a la hora de hacer la declaración, que tendrá lugar en primavera de 2016. Los ciudadanos sí verán en cambio la rebaja estatal, que impactará en las retenciones desde este próximo mes de enero.