jueves, 9 de octubre de 2014

Baja por riesgo de embarazo


Marco Antonio de Jesús Paredes
Departamento Contable-fiscal
Área: divulgación

 Debido a las actividades realizadas en una farmacia, las cuales dan lugar a una situación donde se permanece de pie durante varias horas o se manipulan productos que en ocasiones están en estanterías en las cuales hay que subirse a una escalera de mano para acceder a ellas, pueden llegar suponer un riesgo para la titular farmacéutica o la trabajadora que se encuentre embarazada, por lo que es frecuente que las trabajadoras cuando la situación de embarazo se encuentre en un estado avanzado soliciten la baja por situación de riesgo durante el embarazo, a continuación se responderán las posible dudas que pueden surgir sobre el proceso: 

¿Qué pasos ha de seguir la titular o la empleada para solicitar la prestación? 

En primer lugar, la embarazada solicitará un informe médico al Servicio Público de Salud (SPS) en el cual se indique la situación de embarazo y la posible fecha de parto, dicho informe le servirá a la trabajadora para notificar a la titular de la situación de riesgo de embarazo, y en ambos casos (trabajadora y titular) será requerido por la mutua a la hora de notificar la suspensión del contrato en el caso de la trabajadora o la baja en el caso de la titular.

 Seguidamente la trabajadora (o la titular, dependiendo siempre de la mutua y de quién se encuentre en estado de embarazo) solicitará a la mutua un certificado médico que acredite la situación de riesgo, lo cual hará presentando el informe médico del SPS mencionado en el párrafo anterior y una declaración del titular farmacéutico donde se indicará el puesto ocupado por la embarazada, las condiciones, el riesgo específico, etc., tras lo cual los servicios médicos de la mutua emitirá, si procede, un certificado médico donde se acredite la situación perjudicial para el feto.

 Para acabar sólo quedaría que la trabajadora embarazada presentará una solicitud de riesgo durante el embarazo, junto a una declaración del titular farmacéutico donde se indique que no hay ningún puesto compatible con la situación de embarazo junto con la documentación requerida, como por ejemplo, DNI, certificado de empresa donde se indique la cotización (trabajadora), justificante del pago de cuotas de los últimos tres meses (titular), el informe médico del (SPS), certificado médico de la mutua, y una declaración de situación de la actividad (titular); siempre recordando llevar originales y fotocopia de todos los documentos. 

La mayoría de la documentación necesaria puede ser encontrada en la página de la Seguridad Social Los pasos anteriores son en términos generales, y como se ha mencionado anteriormente dependiendo de la mutua a la que pertenezcas los pasos a seguir pueden llegar a variar y en ocasiones te harán usar sus propios modelos, las tres mutuas más frecuentes son FRATERNIDAD, ASEPEYO  y MAPFRE.

 Por último recordad que para saber a qué mutua pertenece la embarazada se puede ver a través del Alta de autónomos (titular farmacéutica) o de la resolución de la inscripción en el sistema de seguridad social (trabajadoras por cuenta ajena) 

¿Puede la titular contratar a un sustituto de la trabajadora embarazada o de la propia titular estando en situación de riesgo durante el embarazo?

Si puede contratar a un trabajador con un contrato de interinidad para sustituir tanto a la trabajadora o a la titular farmacéutica con una bonificación en la cotización empresarial en todas las contingencias.